La técnica del gotelé

Si te pregunto qué es la técnica del gotelé probablemente no sabrás responderme pero de seguro habrás visto las paredes que tienen un acabado irregular, formando como grumos. Pues bien, este efecto se crea mediante el gotelé, una técnica ideal para disminular imperfecciones y darle un toque rústico y cálido a cualquier habitación.

Normalmente las empresas especializadas utilizan de proyección por aire comprimido, tirolesas o rodillos especiales para crear este acabado. Ahora te enseñaremos cómo lograrlo en casa.

En primer lugar, debes saber que el gotelé común demanda de una pintura especial: al temple. Se trata de una pintura compuesta por pigmentos terrosos, carbonato de calcio y cola mezclada con agua. Esta pintura se compra en polvo o como una pasta muy espesa, en ambos casos se debe diluir con un poco de agua.

La consistencia de la pintura depende del relieve que quieras lograr. Obviamente, mientras menos agua le eches, más gruesas y unidas serán las protuberancias. Además, ten presente que cuando se va a pintar con gotelé es imprescindible preparar toda la pintura que necesitarás pues así se evitarán las diferencias de tono en el acabado.

Como de seguro no tienes una pistola o tirolesa en casa, debes saber que el gotelé también se puede lograr usando un rodillo de gomaespuma. En este caso, simplemente deberás usarlo como si fueses a pintar, embarrando el rodillo en la pintura y aplicándolo en las paredes. Eso sí, cuantas más veces pases el rodillo por la pared, más fino quedará el picado, y viceversa. Una vez seco, puedes pintar la superficie con una pintura plástica o con el color que desees.